Carta a Homer Simpson: Madrid Arena y el “modelo español” (II).

Querido Homer Simpson.

Después de mi última carta, vuelvo a escribirte en relación a los sucesos del Madrid Arena del pasado año.

Como bien sabes, con el paso del tiempo, uno nunca deja de sorprenderse lo vulnerable que somos los humanos. Aspiramos alcanzar el bienestar social; pero nos cargamos las ayudas sociales, pretendemos fomentar la evolución de España; pero suprimimos sus derechos más básicos, queremos que nuestros hijos nazcan sanos y educados; y se nos ocurren leyes anti-abortistas y subida de tasas universitarias, buscamos la seguridad; y resulta que la inseguridad la provocamos nosotros mismos. Recordarás que cuando sucedió el trágico suceso del Madrid Arena, te conté que es nuestra impronta, que los humanos somos así, para lo bueno y para lo malo. Tenía la esperanza de que con el paso del tiempo hubiésemos aprendido algo. Y hoy, un año después tenía esa misma ilusión cuando leía que se iba a modificar la normativa de espectáculos públicos de Madrid (Ley 17/1997), gracias sobre todo al empeño de los familiares de las víctimas y la recogida de firmas de muchos ciudadanos aún en estado de Shock. Pues bien viejo amigo, tú que lo ves todo de una forma tan simple, estoy seguro de que me comprenderás cuando te digo que a los familiares de las víctimas y a los madrileños, les han vuelto a engañar. Sigue leyendo “Carta a Homer Simpson: Madrid Arena y el “modelo español” (II).”

Seguridad en Eventos Públicos

(Reproducción del artículo publicado en Seguritecnia, nº 396 – Abril 2013)

Como padre, uno no deja de preocuparse por la seguridad de sus hijos, y si además uno se dedica a esto, la preocupación es aún mayor.

Seguridad en Eventos PúblicosLos hechos ocurridos en la noche de Halloween de 2012 en Madrid, parecen haber marcado un punto de inflexión igual que lo hiciera el 11-S o el 11-M en materia de seguridad, aunque lamentablemente algunas administraciones no asimilan estas necesidades y siguen con sus modelos de gestión, carentes de una perspectiva preventiva, que; bien por desconocimiento o por burocracia no se atreven a aplicar correctamente. Sigue leyendo “Seguridad en Eventos Públicos”

Macrofiestas en Instalaciones Deportivas de Canarias

Recientemente, la ciudadanía española ha sido testigo de cómo un riesgo se materializa, demostrando que no todo es fiesta y diversión. Las ansias de socialización de los jóvenes, han sido y serán uno de los reclamos más utilizados por los empresarios de eventos y espectáculos, que han visto en estas actividades un lucrativo negocio, y es que los cálculos así lo demuestran; ante un mismo coste en la producción, los beneficios solo variaran en función del número de asistentes al mismo, por tanto las discotecas y pub´s se quedan pequeños para tan interesante negocio. Esta necesidad de contar con grandes espacios físicos donde ubicar a un público cada vez más multitudinario, ha dado como resultado la proliferación de innumerables eventos públicos y privados, para lo cual, que mejor sitio que los recintos deportivos.
 
Al margen de los acontecimientos del Madrid Arena (2012) y su proceso judicial, la aplicación de las actuales normativas que convergen en estos recintos, supone la convivencia de dos Leyes principales; la Ley2/1985 sobre Protección Civil y la Ley Orgánica 1/1992 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
 
De estas dos normativas surgen; el RD 393/2007 (Norma Básica de Autoprotección) y la Ley 7/2011 de actividades clasificadas y espectáculos públicos, aprobada hace un año en Canarias, junto con otras medidas administrativas complementarias en las cuales se argumenta este articulo.
 
Esta situación, unida a que la titularidad de la gran mayoría de este tipo de instalaciones en Canarias corresponde a las corporaciones Locales e Insulares, impulsa a los Ayuntamientos y Cabildos a ofrecer sus instalaciones mediante la firma de convenios o contratos de arrendamiento, cuya cesión pudiera ser remunerada o gratuita según los casos. Esta circunstancia, proporciona a los empresarios la oportunidad perfecta por cuanto los riesgos intrínsecos de los grandes eventos públicos pasan a ser compartidos o en algunos casos eximidos (por los promotores) hacia la propia administración arrendadora. Y explicaré por qué.

Sigue leyendo “Macrofiestas en Instalaciones Deportivas de Canarias”

Carta a Homer Simpson: Madrid Arena y el modelo "español"

Querido Homer Simpson,

Te extrañará que te escriba después de tanto tiempo, pero transcurrido más de un mes desde el trágico suceso del Madrid Arena, cuyo balance ha aumentado recientemente a cinco jóvenes fallecidas, he decidido compartir contigo estas palabras.

En estos treinta y seis días, los españoles hemos sido testigos de multitud de informaciones, que cuando menos, rayan en el cinismo y la osadía en la planificación de un evento público de estas características. A nadie se le escapa la responsabilidad compartida que tiene, tanto el promotor, como las administraciones, cuyo trasiego de actores intermediarios (políticos y privados) sin una adecuada formación y/o conocimiento de las más elementales normas de seguridad, que impulsan esas practicas de “oídos sordos” sobre aspectos y recomendaciones de los Técnicos, especializados en estas y otras materias.

Ahora, con el paso de los días, comienza una nueva etapa, no solo en lo judicial; cuya investigación sigue su curso, ni en lo político; la Comisión de Investigación ya ha finalizado (con solo tres días de interrogatorios y, por tanto, de trabajo efectivo). Ahora, y con la cercanía de las fechas de Navidad, las administraciones se han puesto las pilas; se han arrancado la corbata, se han remangado la camisa y están “supermotivados”. Y el primero ha sido, como no podía ser de otro modo, el Ayto. de Madrid, que ha reducido el aforo por falta de un Plan de Autoprotección a numerosos eventos ya programados y autorizados, entre los cuales se destacan el festival musical San Miguel Primavera Club, los conciertos de Fito & Fitipaldis y hasta un evento de Disney. Sigue leyendo “Carta a Homer Simpson: Madrid Arena y el modelo "español"”

Visteme despacio, que tengo prisa.

Al igual que cualquier otro profesional, todos procuran hacer bien su trabajo, en especial aquellos que nos dedicamos a la Seguridad y las Emergencias, cuya principal misión es prevenir la materialización de los riesgos que día a día nos rodean.

Este trabajo a diferencia de otros no es visible o palpable y por tanto resulta muy difícil compartir la subjetividad de los riesgos con otra persona cuyos intereses son divergentes, sobre todo cuando aplicamos la técnica de la avestruz. Sigue leyendo “Visteme despacio, que tengo prisa.”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: