Visteme despacio, que tengo prisa.

Al igual que cualquier otro profesional, todos procuran hacer bien su trabajo, en especial aquellos que nos dedicamos a la Seguridad y las Emergencias, cuya principal misión es prevenir la materialización de los riesgos que día a día nos rodean.

Este trabajo a diferencia de otros no es visible o palpable y por tanto resulta muy difícil compartir la subjetividad de los riesgos con otra persona cuyos intereses son divergentes, sobre todo cuando aplicamos la técnica de la avestruz.

Durante más de quince años en esta profesión he visto casi de todo; políticos y empresarios responsables, interesados, despreocupados, ignorantes y capacitados, he vivido muchas situaciones donde un simple gesto hubiera inclinado la balanza hacia un simple accidente en lugar de una verdadera tragedia y he conocido personas cuya labor nunca se ha reconocido y que por su valentía e ímpetu han conseguido sortear in extremis a la muerte. Evidentemente es fácil hablar a posteriori, pero a veces te encuentras en el camino personas que sin ser videntes tienen la capacidad de predecir lo que va ha ocurrir, aunque no sepan cuando, es solo una simple cuestión de lógica y sentido común, aunque éste no sea el más común de los sentidos.

La Noche Halloween de 2012 en el Madrid Arena pasará a formar parte de la historia de nuestro país al igual que otros trágicos sucesos históricos. Pero no solo por la propia tragedia en sí, si no por la contaminación informativa y política que se está produciendo detrás. Hablamos de ello con frialdad, aveces sin argumentos, con desconocimiento de causa, y nos creemos en posesión de la verdad por el simple hecho de ostentar un cargo o estatus social. Obviamos que la seguridad comienza en uno mismo, en aplicar nuestras enseñanzas y conocimientos de la vida diaria que nuestros padres nos enseñaron para sobrevivir en este mundo.

A nadie se les escapa que esta tragedia no es, ni será, un hecho aislado y que en todas partes de España y el mundo se pueden volver a repetir, y Canarias no es una excepción.

Aquí, aplicamos el mismo rasero que en otros lugares de España, y aunque no lo parezca, ocurren las mismas deficiencias. Pero esto ha sido solo una simple cuestión de suerte. Esa misma suerte que permitió durante 25 años celebrar un maravilloso evento que comenzó como una fiesta de pueblo y se convirtió en un multitudinario espectáculo recordado ahora, más que nunca, no por su calidad y beneficio cultural, si no, por la desgracia acaecida en 2011.

Tampoco podemos olvidar otros grandes conciertos cuyos promotores se implicaron personalmente en traer a Canarias grandes estrellas de la música con quienes compartimos agradables veladas, pero en cuyas instalaciones no se aplicaron correctamente los protocolos de seguridad y que pudieron provocar graves sucesos los cuales hubieran repercutido, no solo en el propio organizador, sino en nuestra imagen pública como destino turístico, simplemente por una cuestión de ahorro, en algunos casos, y falta de profesionalidad en otros.

Si hay algo que se aprende con el tiempo es a levantarse después de una caída. No podemos acallar las críticas, con el pretexto de asegurarnos al cien por cien que esto no ocurrirá nunca más, simplemente suspendiendo el propio evento, porque eso supondría una derrota. Debemos aunar los esfuerzos, trabajar y colaborar entre las administraciones y los organizadores para conseguir llevar a buen puerto nuestro proyecto, pero sin perder por ello el objetivo lúdico festivo del mismo.

Hoy más que nunca debemos estar preparados. Se acercan las Navidades y las macrofiestas serán uno de los temas del momento, volveremos a recordar a las víctimas del Madrid Arena y nos volveremos a preguntar, no solo si estamos seguros, si no si nuestros hijos lo estarán. Ojalá me tenga que tragar estas palabras, pero de no ser así, es evidente que si no en estas navidades, será en las siguientes, o en las siguientes, o tal vez en las siguientes… pero ocurrirá.

Un comentario sobre “Visteme despacio, que tengo prisa.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: